Vaginitis.
 

Vaginitis.


Las causas más frecuentes de vaginitis son las infecciosas, aunque un pequeño porcentaje son debidas a otros factores ( atrofia, irritación química, presencia de cuerpos extraños, reacciones de hipersensibilidad, etc). Dentro de las causas infecciosas, las más frecuentes son la vaginosis bacteriana (40-50% de los casos), la vaginitis candidósica (20-25% de los casos) y la vaginitis tricomonósica (15-20% de los casos).


La infección vaginal por Trichomonas es claramente una enfermedad de transmisión sexual, asociada con mucha frecuencia a otras ETS . Por ello, cuando se realiza el diagnóstico de esta entidad es obligado descartar otras enfermedades concomitantes. El periodo de incubación oscila entre 4 y 20 días, siendo su expresividad clínica muy variable, desde formas asintomáticas  hasta formas con leucorrea muy notable.


La vaginitis candidósica no es una enfermedad de transmisión sexual, sin embargo son más frecuentes los episodios de vaginitis candidósica en mujeres que mantienen una vida sexual activa. La mayor parte de casos son debidos a Candida albicans siendo los factores asociados más habituales la diabetes, situaciones hiperestrogénicas (embarazo, uso de contraceptivos orales), el empleo de antimicrobianos de amplio espectro (tetraciclinas y otros), la utilización de ropa interior ajustada y poco transpirable, las inmunodeficiencias  y el estrés.