Úlcera genital.
 

Úlcera genital.


La úlcera genital es una de las manifestaciones más evidentes de las infecciones de transmisión sexual. Aproximadamente el  20% de los casos quedan sin diagnóstico etiológico. Por razones anatómicas obvias se detectan con más frecuencia en varones. El diagnóstico clínico siempre debe ser completado con un diagnóstico microbiológico ya que el grado de error clínico puede llegar al 40%. Por otro lado no es infrecuente la coexistencia de lesiones.


Sífilis.


Es la enfermedad producida por Treponema pallidum y transmitida por vía sexual. La historia natural de la sífilis no tratada incluye tres fases: infección primaria (que aparece entre las 2 –3 semanas del contacto y dura, sin tratamiento, de 2 a 6 semanas), una infección secundaria (que aparece a las 6-8 semanas de curación del chancro pudiendo evolucionar a brotes durante un periodo de 2 años). La fase asintomática hasta el primer año se denomina sífilis latente precoz y después del primer año sífilis latente tardía. La evolución posterior es variable: un tercio de los pacientes desarrolla manifestaciones de sífilis terciaria, otro tercio de los pacientes permanece asintomático con serología positiva y el tercio restante son asintomáticos y con serología negativa.


Clínicamente la sífilis primaria se caracteriza por úlcera genital y adenopatías, por lo que es la única que debe considerarse en este contexto. La sífilis secundaria se manifiesta por la combinación de cuatro tipos de datos: cutáneomucosos (exantema, alopecia, condilomas planos, placas mucosas), neurológicos (meningitis, cefalea, mono-neuritis), sistémicos (síndrome constitucional, adenopatías múltiples) y viscerales (glomerulonefritis por inmunocomplejos, hepatitis granulomatosa, uveitis anterior, sinovitis y osteitis). La sífilis terciaria se manifiesta por varios tipos de lesiones: cardiovasculares (aortitis sifilítica), hepáticas, óseas, vías respiratorias altas (perforación nasal o del velo del paladar) o neurológicas (vasculares o parenquimatosas).



Chancro blando.


El chancro blando, también denominado chancroide, es una enfermedad venérea producida por Haemophilus ducreyi. Es la causa más frecuente de ulcera genital en áreas tropicales de Africa subsahariana, sudeste asiático y Latinoamérica. La infección se caracteriza por la aparición de varias úlceras genitales dolorosas, de aspecto sucio y bordes no indurados. Habitualmente el paciente tiene adenopatías unilaterales inguinales, dolorosas, blandas y supurativas.



Herpes.


Constituye la causa más frecuente de úlcera venérea en nuestro medio y en muchos de los destinos turísticos habituales. Puede estar producido por virus herpes tipo 1 o 2 siendo las manifestaciones indistinguibles, aunque las formas producidas por el tipo 2 tienden a recurrir con mayor frecuencia. Las características clínicas de la infección son la aparición de una o más lesiones eritematosas, muy dolorosas, de aspecto vesicular, a veces acompañada de linfadenopatías inguinales dolorosas. Una vez se adquiere la infección persiste toda la vida, pudiendo recurrir clínicamente, ser eliminado de forma asintomática en las secreciones genitales de forma asintomática o permanecer en forma latente.



Linfogranuloma venéreo y granuloma inguinal.


Ambas entidades son muy infrecuentes en nuestro medio pero deben ser consi-deradas en viajeros que regresan y en inmigrantes recientemente llegados a nuestro país. Pueden encontrarse en personas en contacto con prostitutas procedentes de países tropicales. El linfogranuloma venéreo está producido por la infección por Chlamydia trachomatis y se caracteriza por la aparición de una úlcera habitualmente aislada, no dolorosa que desaparece de forma espontánea y se acompaña de linfadenopatías inguinales uni o bilaterales, dolorosas, confluyentes y, a veces, supurativas.


La lesión del granuloma inguinal está producida por Calymmatubacterium granulomatis y general una úlcera única, no dolorosa y con un borde bien definido, sin adenopatías regionales.