Aclimatación al frío.
 

Aclimatación al frío.


El frío puede producir lesiones en la piel, vasoconstricción y problemas de irrigación de las zonas acras, en las terminales nerviosas periféricas y una disminución globlal de la temperatura corporal (hipotermia). La exposición al frío húmedo (temperaturas en torno a los 0 grados) produce congelaciones localizadas (sabañones) y pié de trinchera. Cuando el frío es seco (temperaturas bajo cero)  se produce congelación e hipotermia.


La pérdida del calor se produce por tres mecanismos: 1) conducción a través de la ropa mojada; 2) convección, por el viento frío; y radiación; y se ve favorecida por la deshidratación, el agotamiento, la ingesta de alcohol y medicamentos sedantes.


La congelación localizada suele aparecer en la cara, pabellones auriculares y en las partes distales de las extremidades en forma de lesiones duras, frías y blancas. Se pueden formar ampollas o descamación de la piel como en las quemaduras solares. En el pie de trinchera la extremidad está pálida, edematosa, fría y húmeda, pudiendo complicarse con una infección bacteriana. En las congelaciones más profundas hay anestesia de la zona afectada, apareciendo los síntomas de hipotermia: letargia, apatía, confusión mental, irritabilidad y alteraciones del ritmo cardiaco.


La prevención consiste en llevar un buen equipo de abrigo, prestando especial atención a la cabeza, manos y pies. Es muy importante tener presente las previsiones meteorológicas y en caso de excursiones por alta montaña llevar siempre la ropa adecuada por posibles cambios bruscos del tiempo. Deberán beberse abundantes líquidos para evitar la deshidratación, sobre todo a muy bajas temperaturas, hacer ejercicio físico sin agotarse y tomar bebidas calientes.


El tratamiento de la congelación pasa por abrigar al paciente para conseguir la vuelta a una temperatura normal. Cuando el calentamiento se haga con agua caliente se evitará hacerlo con agua a temperaturas muy elevadas, pues el sujeto no notará la sensación térmica pudiendo provocar quemaduras. En el caso de hipotermia y congelación graves se debe evacuar a un centro hospitalario. En el caso de parada cardiorespiratoria se procederá a la reanimación cardiopulmonar sin dejar la misma hasta que se consiga restablecer al temperatura normal.