Fiebre Tifoidea.
 

¿Qué es la fiebre tifoidea?



La fiebre tifoidea es una infección producida por una bacteria (Salmonella tiphy) que provoca un síndrome febril acompañado de malestar general y, en ocasiones episodios de sangrado intestinal.



¿Cómo se adquiere la fiebre tifoidea?


La enfermedad se adquiere por vía intestinal, por la ingesta de agua o alimentos contaminados con la bacteria. La infección tan sólo afecta a los humanos por lo que la fuente de contagio es siempre alguna persona infectada o portadora de la bacteria en las heces.


En aquellos países donde las condiciones higiénico-sanitarias no son muy adecuadas, donde no se depura el agua que se bebe o se mezclan las aguas blancas (limpias) con las residuales (alcantarillado, etcétera) el riesgo de que haya fiebre tifoidea es más elevado. De la misma forma, si un sujeto portador de la infección en las heces contamina sus manos después de la defecación y posteriormente, sin un lavado previo, manipula alimentos u otros objetos que puedan entrar en contacto con la boca de un sujeto, puede transmitirse la enfermedad.




¿Es una enfermedad muy contagiosa y con alto riesgo para el viajero?


La enfermedad sí es contagiosa y el viajero no cuidadoso con los alimentos y las bebidas pueden tener riesgo importante de adquirir la enfermedad, particularmente en los países menos desarrollados.


¿Hay alguna persona más susceptible que otra para padecerla?


Sí. Las personas que toman antiácidos o medicamentos para la úlcera, así como aquellos a los que se les ha practicado una resección del estómago tienen más riesgo de adquirir la enfermedad. Igualmente pacientes esplenectomizados (sin bazo) o con otros trastornos inmunitarios pueden padecer una infección más grave.



¿En qué países hay riesgo de fiebre tifoidea?


La fiebre tifoidea está ampliamente distribuida en el mundo menos desarrollado, particularmente en el continente asiático (India, Indonesia, Nepal, etcétera), Africa, Centroamérica y Sudamérica y Papua Nueva Guinea.



¿Cómo se manifiesta la enfermedad?


La fiebre tifoidea comienza de forma súbita con fiebre alta, escalofríos, debilidad y malestar general, intensa sudación y dolor de cabeza. El paciente tiende a estar muy débil y en ocasiones está aturdido y desorientado de tal forma que la enfermedad puede confundirse con malaria o una meningitis. Si la enfermedad evoluciona pueden aparecer complicaciones como eliminación de sangre roja con las heces por perforación intestinal, dolor abdominal, neumonías, hepatitis, etcétera.


El pronóstico de la enfermedad es ominosos salvo que se instaure un tratamiento antimicrobiano eficaz.



¿Cómo se puede prevenir?


La regla principal es evitar el consumo de alimentos y bebidas sin las adecuadas condiciones de seguridad (ver consejos sobre la diarrea). Se deben evitar particularmente los productos ofrecidos en la calle por vendedores ambulantes.


También existen vacunas frente a la fiebre tifoidea que tienen una elevada eficacia, si bien, a pesar de estar correctamente vacunado se deben tener en consideración las normas de higiene alimentaria.



¿Qué debo hacer en caso de tomar alimentos o bebidas no seguros?


En principio no se debe tomar ninguna actitud, tan sólo expectante por si aparecieran síntomas iniciar un tratamiento antibiótico con supervisión médica.