Gusano de Guinea o Dracunculiasis.
 

GUSANO DE GUINEA




DESCRIPCIÓN:

También llamada Dracunculiasis. Es una enfermedad producida por un nematodo (Dracunculus medinensis) que cursa con la aparición de una úlcera cutánea y en ocasiones con afectación articular.


DISPERSIÓN GEOGRÁFICA:

Es frecuente en el área del Golfo de Guinea con un área en banda que se extiende hasta el Este en África, en la península Arábiga y en Oeste de la India.


TRANSMISIÓN:

Se produce cuando se bebe agua infectada con unos crustáceos que a su vez están infectados por la larva del gusano. Una vez ingerido el crustáceo es destruido por los jugos gástricos liberando a las larvas que penetran en la pared del estómago o intestino. Tras un periodo en la cavidad abdominal las larvas pasan al tejido conectivo donde terminan de desarrollarse como gusano adulto y tienden a migrar hacia los miembros inferiores donde llegan a los 8-10 meses de la infección.

Se cree que unos 10 millones de personas se infectan anualmente.


SINTOMATOLOGÍA:

Antes de esos 8-10 meses los pacientes suelen estar sin síntomas. El primer síntoma consiste en  la aparición de una vesícula que se acompaña de sensación de quemazón y picor y que se rompe tras el contacto con el agua apareciendo la parte anterior del gusano que expulsa larvas al agua. El gusano se suele localizar en pie y piernas pero se han descrito casos en brazos, cabeza, mamas, etc. Cuando está próximo a las articulaciones puede producir artritis. Las inflamaciones repetidas y la calcificación ocasional del gusano puede producir rigidez articular con la consiguiente limitación. Es frecuente la infección secundaria de la úlcera y debe hacerse profilaxis antitetánica. Si el gusano sale entero y no hay infección secundaria la úlcera cura espontáneamente, pero en ocasiones quedan restos en el interior y se produce una inflamación que se ulcera y posterior cicatrización. Normalmente solo aparece un gusano al año, pero se han descrito pacientes con varios gusanos emergentes a la vez.


DIAGNÓSTICO:

En el primer periodo es de difícil diagnóstico pues los test serológicos son poco útiles en las zonas endémicas pues casi todos han tenido contacto con nematodos y presentan título de anticuerpos elevados o reacciones cruzadas con otros nematodos. Cuando el gusano emerge de la úlcera  puede ser visto o bien palpado bajo la piel. Los gusanos muertos y calcificados son fácilmente identificables con estudios radiológicos.


TRATAMIENTO:

La extracción lenta del gusano es el método tradicional de extracción enrollándolo día a día en un palito, teniendo cuidado de no romperlo. El cuidado y desinfección de la herida es importante para evitar sobreinfecciones bacterianas y se recomienda la vacunación antitetánica. Recientemente el gusano se extirpa quirúrgicamente reduciendo así el número de complicaciones. Se han ensayado algunas drogas como el mebendazol y tiabendazol que parece ser disminuyen la inflamación facilitando así la extracción.


PREVENCIÓN:

Ya que el ciclo biológico del gusano es muy simple la OMS en 1986 declaró que sería la segunda infección a erradicar después de la viruela. Un filtrado apropiado del agua para beber o bien hervirla serviría para eliminar los crustáceos que transmiten la infección. El filtrado puede hacerse con un tejido hecho de monofilamento de nylon o bien con un tejido de algodón. El control del animal vector (crustáceos) puede hacerse con el insecticida temephos.