Aclimatación al calor.
 

ACLIMATACIÓN AL CALOR


El calor puede ocasionar distintas alteraciones en el organismo. Las mas importantes son: desvanecimiento por calor (secundario a pérdida de líquidos y deshidratación), golpe de calor (fracaso de los mecanismos encargados de la pérdida de calor y aumento de temperatura corporal) y calambres por calor (por sudación excesiva y trabajo muscular). La humedad ambiental elevada, el ejercicio físico intenso, la edad avanzada, la obesidad, el alcoholismo y la toma de ciertos medicamentos (anticolinérgicos, antihistamínicos, etc.) son factores favorecedores.


Las normas de prevención serán: no exponerse a temperaturas elevadas durante periodos prolongados de tiempo, no hacer ejercicio físico en lugares mal ventilados, llevar ropas adecuadas a la temperatura y reponer los líquidos y electrolitos perdidos, preferiblemente con bebidas isotónicas.



Golpe de calor:


Puede ir precedido de dolor de cabeza, debilidad general y alteraciones de la conciencia, apreciándose una piel roja y caliente, pulso rápido, escasa sudoración y temperatura elevada (40-41 grados). Si no se trata rápidamente pueden aparecer convulsiones y colapso circulatorio seguido de muerte. El tratamiento consistirá en enfriar al paciente con sábanas húmedas, agua o hielo y hospitalización.



Desvanecimiento por calor:


Cuadro menos grave que el anterior producido por una pérdida excesiva de líquidos pudiendo aparecer un shock hipovolémico. Suele ir precedido de sudoración excesiva, debilidad intensa, nauseas y pérdida de conciencia. La piel aparece pálida, fría y húmeda, el pulso es lento y débil y la tensión arterial es baja. El tratamiento consistirá en colocar al paciente con la cabeza baja y cuando haya recuperado la conciencia administrar abundantes líquidos (preferiblemente isotónicos para reposición de sal). Raramente es necesaria la administración de líquidos por vía intravenosa.